Avarcas Menorquinas 

En su origen, la albarca o abarca es un tipo de calzado rústico siempre ligado al mundo rural, principalmente elaborado en piel o cuero crudo. En la actualidad cubre la planta de los pies, y se asegura a los mismos con una tira de cuero por encima del talón, y una pala que cubre el empeine dejando la punta de los dedos abierta.

Las avarcas se caracterizan por ser un tipo de calzado práctico y adaptado al medio, fabricados de manera autosuficiente mediante la optimización de recursos, y pensado sobre todo para el trabajo diario.

Las avarcas de piel son sin duda una de las formas más antiguas de calzado en la Península Ibérica. Existen en España muchas variantes de este tipo de calzado (albarcas vascas, avarcas castellanas, etc.), aunque sin duda entre las más conocidas se encuentra la famosa avarca menorquina.

Dado que las avarcas menorquinas son originarias de Menorca, muchas personas las denominan por su lugar de procedencia, y las llaman simplemente "menorquinas".

Aunque se atribuye su origen al ámbito rural de la isla de Menorca, hay otros que sugieren que las avarcas tienen un origen militar: Se dice que los primeros en utilizarlas fueron los “honderos”, antiguos soldados de las Islas Baleares, de la época del enfrentamiento entre Anibal y los romanos, que luchaban lanzando piedras con una honda.

Dado que el terreno de la isla de Menorca es muy pedregoso, los campesinos de la zona necesitaban un calzado resistente y flexible a la vez, de modo que empezaron a usar las avarcas durante sus largas jornadas de trabajo rural, para protegerse los pies.

En su origen estas avarcas se confeccionaban íntegramente en cuero, pero durante la primera mitad del siglo XX, gracias a la proliferación de vehículos modernos, se empezaron a utilizar otros materiales en la suela: Neumáticos reciclados, cuando estos ya no eran utilizables por los vehículos. Actualmente se utilizan también otros cauchos, plásticos y materiales sintéticos, pero la avarca de suela de neumático sigue siendo de las más extendidas.

Este fue un cambio decisivo dado que a día de hoy se las conoce precisamente por su suela característica de neumático. Gracias a esta suela, las abarcas actuales son incluso más resistentes, antideslizantes y flexibles. Además protegen mucho mejor el pie de la humedad y las irregularidades del terreno.

Las actuales avarcas se caracterizan por la resistencia y durabilidad de la suela, su flexibilidad, y lo relativamente económico de su fabricación.

Fue a partir de los años 60 cuando este calzado rural trascendió al ámbito veraniego en general, siendo “exportado” por los turistas de las islas.

 

Las menorquinas nunca pasan de moda gracias a que, además de sus características ventajas, se han ido adaptando estupendamente a las tendencias de moda. Los fabricantes han sabido adaptarlas a las tendencias actuales, y a día de hoy hay variantes de todos los estilos: Planas, con cuña, grabadas, con coloridas serigrafías y hasta con pirograbados.

La resistencia de las avarcas las hace especialmente indicadas para los mas “destrozones”: Los niños. Para ellos, además de su sistema de sujeción tradicional (una tira de cuero por detrás del talón), se han adaptado para los más pequeños añadiendo una hebilla o un cierre de velcro.

Más
Mostrando 1 - 57 de 57 artículos
Mostrando 1 - 57 de 57 artículos

Vistos recientemente

No hay artículos